sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz y santo año 2017

"Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, hacia el premio, al cual me llama Dios desde arriba en Cristo Jesús" (Filipenses 3, 13-14)

Feliz y santo año 2017 a todos. Dob+



martes, 27 de diciembre de 2016

San Juan Evangelista: también lo quiero para mí

Me ha encantado esta imagen que me ha enviado un sacerdote amigo de Jaén esta mañana. Llamamos a San Juan Evangelista el apóstol del amor. Pero, ¿siempre fue así?

Juan es aquel que empezó recibiendo por parte de Jesús el nombre de "Boanerges", es decir, "hijo del trueno" por su fuerte carácter (Marcos 3, 17) y que pedía con orgullo que cayera fuego del cielo sobre los que no acogían su mensaje (Lucas 9, 54). Y Jesús le reprendió por ello. También es aquel que exigía a Jesús sentarse, junto a su hermano Santiago, a su derecha e izquierda en su Gloria (Marcos 10, 37). Y de nuevo recibió la reprensión del Señor.

Pero Juan es aquel que acabó reposando su cabeza sobre el Costado de Cristo en la Última Cena (Juan 13, 23), teniendo el privilegio de escuchar el latido de Amor del Corazón de Dios. Aquel que, viendo las vendas y el sudario en el sepulcro, creyó en la Resurrección sin necesitar más pruebas (Juan 20, 8). Aquel que le reconoció en la distancia, resucitado, en el lago de Galilea (Juan 21, 7)

Juan se dejó amar por Jesús y eso, poco a poco, fue transformando su corazón hasta convertirse, él mismo, en fuente de amor para otros. En maestro del amor de Dios (ver toda la Primera Carta de San Juan, en especial el capítulo 4). Seguro que mucho le enseñó sobre ello María, cuando la recibió en su casa (Juan 19, 25-27)

Y, humildemente, creo que esta imagen es uno de los momentos decisivos del proceso de conversión de Juan, el Boanerges, en San Juan, el discípulo del amor: Cristo, crucificado, yaciendo inerme en sus brazos. El Dios AMOR dejándose sostener por su criatura. Me imagino la terrible indefensión, el silencio enorme que habría en su alma y en su mente.

Puede que a muchos sorprenda que la Iglesia, justo después de la celebración de la Navidad, nos presente en la liturgia el primer mártir (San Esteban) y hoy, en el evangelio, se nos hable del sepulcro vacío. Este Niño que ahora duerme plácido en el pesebre es el que ha nacido para dar la vida por nosotros. Y sólo en esta realidad podemos entender el pleno significado de la Encarnación.

La vida de San Juan, como la de tantos santos, me llena de esperanza: si en ellos el Señor pudo hacer el milagro de cambiarles el corazón, en mí también puede. En cualquiera puede, porque para Dios nada es imposible. Sé que no es fácil vivir desde el amor hoy en día. Pero lo HE VISTO, he visto a personas vivir así y la plenitud que tienen es envidiable.

Así que... también lo quiero para mí. Y así se lo pido a San Juan, ¿te unes a mí?: querido hermano San Juan, por tu intercesión, concédeme la Gracia de dejarme inundar del Amor de Jesús, ese mismo Amor que tú experimentaste durante toda tu vida y que transformó tu corazón a imagen del Corazón de Cristo. Y que sea, como tú, fuente del Amor de Dios para los demás. Amén+

Canción: Nadie más que Tú
Autor: Kike Pavón
https://www.youtube.com/watch?v=xH-gl8t_Bxg



sábado, 24 de diciembre de 2016

¡Feliz y santa Noche! ¡Feliz Navidad!

Queridos amigos todos: os comparto la felicitación que he preparado este año. Ojalá poquito a poco nos enamoremos cada vez más de este Dios que nos ama con tanta locura como para hacerse Hombre y habitar entre nosotros.

El próximo año el blog vendrá cargado de novedades. En especial una nueva sección dedicada a testimonios.

¡Nos vemos en el nuevo año! ¡Unidos en Él en estos santos días!

Que Dios os bendiga a todos+


domingo, 11 de diciembre de 2016

¿Casualidad? ¿Despiste? No, hijo, no... ¡Gozo!

Hace no mucho tiempo escuché una charla en la que se hablaba de cómo es la relación de Jesucristo con nosotros.

Tengo que reconocer que no sólo no me aportó nada nuevo, sino que hubo un momento en que sentí cómo se me revolvían las entrañas. Pues comencé a escuchar cosas que, no sólo no tienen nada que ver con la fe que he recibido, sino que es totalmente contrario a mi propia experiencia con el Señor.

La persona que daba la charla, en un momento determinado afirmó (basándose en textos del Evangelio) que el Señor realmente no quería hacer ciertos milagros. Que Él pasaba y DE CASUALIDAD se encontró con una situación determinada y, ante la petición de alguna persona, hizo el milagro. Que sucedía algo así como: "Señor, hazme este milagro". "¡Huy!, no te había visto, pero vale". Porque realmente el Señor iba por los caminos más despistado que otra cosa. Y que esto mismo sigue sucediendo en nuestra vida actual: que el Señor no nos presta atención salvo que nosotros nos pongamos delante y le saquemos a la fuerza el milagro.

Supongo que tú, que lees esto, si has tenido una mínima experiencia del Amor de Dios habrás sufrido el mismo revuelto de entrañas. Y si no la has tenido... te cuento: NO ES ASÍ. Para nada.

Es cierto que en ocasiones el Señor quiere que le "arranquemos" los milagros. Al fin y al cabo, nuestra relación con Dios se juega en la libertad. Y Él se toma muy en serio nuestra libertad. Como buen Padre y pedagogo, a veces nos deja caminar por nuestros caminos aunque estén equivocados. Y es que tantas veces nos ponemos cabezones con nuestra soberbia pensando que nosotros sabemos mejor que Dios lo que nos conviene...

Pero para nada el Señor va de "despistado" por nuestra vida. Y en el Evangelio tenemos unos cuantos ejemplos de Jesús saliendo al encuentro. Por mencionar algunos: ¿es casualidad que se sentara en el pozo justo a la hora en la que salía la Samaritana de su casa para sacar agua de ese mismo pozo? (¡y con todo el calorazo!) (Juan 4, 5-42). ¿Es casualidad que levantara la vista y se encontrara a Zaqueo subido en el sicómoro? (¿a qué viene entonces ese "es necesario"?) (Lucas 19, 1-10) ¿Es casualidad que viera a Natanael bajo la higuera antes de que Felipe le llamara? (y a saber qué estaba haciendo para que luego Natanael soltara lo que soltó) (Juan 1, 45-51)

Pues no, ¡pues no! Dios está TOTALMENTE pendiente de nosotros, SIEMPRE. Y de cada uno en particular, como si no hubiese nadie más en todo el mundo.

Y lo que ocurre nunca ocurre por "casualidad". En un anuncio actual de un coche en la TV lo llaman serendipia. Los cristianos lo llamamos providencia. O diosidades, o diosidencia. Sea como sea como lo llamemos... es la Misericordia de Dios en acción.

Gocemos, ¡gocemos! del Amor de Dios que se desborda por nosotros. Porque se le "cae la baba" por nosotros. Porque no somos cualquier cosa para Él... ¡ha querido hacerse Hombre para nuestra Salvación! Tenemos el Adviento para saborear esta gran noticia y prepararnos para la Navidad y hoy, III Domingo de Adviento, se nos invita a gozarnos y alegrarnos por ello. Nuestro valor es infinito y eterno para Dios. ¿Casualidad? No ¿Despiste? No. ¿Amor y Misericordia? SIEMPRE.


Canción: Estoy a la puerta y llamo
Autor: Federico Carranza (grupo Jésed)
https://www.youtube.com/watch?v=SALGI2DowOA





jueves, 8 de diciembre de 2016

Itinerario de la Inmaculada

Anoche tuve la oportunidad de asistir a la Vigilia de la Inmaculada en la Catedral de Madrid. Nací en Madrid, así que siempre es un gozo muy grande poder rezar a los pies de la Virgen de La Almudena, nuestra patrona.

El Cardenal Carlos Osoro, de una forma medio improvisada en su homilía, nos habló del itinerario que nos regala la Inmaculada. Es un itinerario que consta de 3 pasos:

1.- PERMISO: tenemos que estar en escucha constante, porque Dios siempre nos pide permiso, como a María en la Anunciación. Y en nuestra libertad debemos decirle "sí" como Ella.

2.- CONVERSACIÓN: sólo desde el diálogo sincero y constante con Dios podemos conocer y vivir su Amor y voluntad, con la firme confianza de que "para Dios no hay nada imposible".

3.- DAR ROSTRO A DIOS: ser samaritanos en la vida cotidiana, en lo concreto. Y hacer de nuestras familias, grupos, comunidades... arcas, cajas fuertes donde se mantiene vivo el Fuego de Dios.

Es todo un programa de vida que comenzar a vivir de la mano de María. ¡Sin miedo, porque no estamos solos! María, nuestra Madre, nos acompaña y guía.

Comencemos.


Canción: Inmaculada y bendita
Autor: grupo Jésed
https://www.youtube.com/watch?v=hMd9lA5r8VY&list=PLIquW9Q_oS0AO0zgv5MK2_C1q_4mSB_Dd&index=1


Dios te salve, Inmaculada María, Hija de Dios Padre, 
Dios te salve, Inmaculada María, Madre de Dios Hijo. 
Dios te salve, Inmaculada María, Templo de Dios Espíritu Santo. 
Dios te salve María, madre y abogada de los pecadores. 
Bendita eres entre todas las mujeres. 
Tú eres la gloria de Jerusalén, la alegría de Israel y el honor de nuestro pueblo. 
Tú eres el amparo de los desvalidos, el consuelo de los afligidos, el norte de los navegantes. 
Tú eres la salud de los enfermos, el aliento de los moribundos, y la puerta del cielo. 
Tú eres, después de Jesucristo, fruto bendito de tu vientre, toda nuestra esperanza. 
Oh clemente, oh pía, oh dulce e Inmaculada María".
(San Antonio Mª Claret)





domingo, 4 de diciembre de 2016

Cielo plomizo... corazón esperanzado

Esta mañana he ido a Misa. Estaba lloviendo. Y debo reconocer que en los días lluviosos no me gusta mucho andar por la calle.

Pero hoy es Domingo, el día del Señor, celebramos su Resurrección. Evidentemente ni quería ni podía dejar de asistir a Misa.

Así que me he dirigido hacia mi parroquia. Caminaba bajo la lluvia, en medio de las calles vacías. Sólo se oía de lejos el ronroneo de algún motor de coche. Mi corazón estaba plomizo, como el cielo lleno de nubes. Y un poco quejumbroso, por la lluvia.

Y entonces, al pasar por un parque, he oído el canturreo de los pájaros. La verdad es que me ha extrañado, porque me chocaba la felicidad de sus trinos con el ambiente solitario y gris que observaba a mi alrededor.

Y, de repente, mi corazón se ha llenado de luz y alegría. Simplemente por escucharlos. Porque el Señor me ha iluminado un poco más sobre el sentido del Adviento y su esperanza: el Señor viene. No importa cómo estén las cosas, no importa cuán plomizo esté nuestro corazón o nuestra vida. El Señor viene. Y eso llena nuestra alma de esperanza y alegría, como el canto de los pájaros en medio de la lluvia. Porque sabemos que cuando Él venga todo irá mejor, todo estará bien. Porque es el Enmanuel, Dios con nosotros, hecho Hombre por Amor al hombre.

Estamos a la mitad del Adviento, el tiempo precioso que nos regala nuestra Madre Iglesia para preparar nuestro corazón y hacer en él un pesebre para Dios. Él no quiere una cuna de oro y sábanas de seda. Quiere la pobreza de mi corazón, a veces maloliente como la paja de los pesebres tras haber sido mordisqueada por los animales; a veces limpia y suave, como la paja recién cortada.

Como decía Santa Teresita de Lisieux: "detrás de las nubes, siempre brilla el Sol de Amor". No importa que el cielo esté plomizo y lluvioso; no importa que a veces en el horizonte sólo veamos nubes. El Señor viene y eso llena nuestro corazón de esperanza, porque con Él en nuestra vida todo está bien.

Ven, Señor Jesús, ven...

Canción: Ven, Señor Jesús
Autor: Kike Pavón
https://www.youtube.com/watch?v=A7xcP0dqgIk




sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro ha muerto. ¿Alegría o tristeza?

Desde esta mañana temprano he recibido mensajes donde había alegría por la muerte de Fidel Castro y se podían leer frases como "lástima de vida aquella que deja alegría cuando te mueres".

Y la verdad es que, como cristiana, este tipo de frases son las que me dan lástima. Y no sólo eso, me producen profundo dolor. Porque pienso en todo lo que conlleva algo así.

Ciertamente, puede que a lo ojos de algunas personas de nuestro mundo vidas como la de Fidel Castro era mejor que no hubieran existido. Incluso algunos ya piensan en que, por fin, se ha ido al infierno.

Pero yo me pregunto: ¿acaso cualquiera de nosotros se puede permitir el lujo de juzgar a otro ser humano? ¿Pero quiénes somos nosotros para condenarle? Yo no puedo. Porque miro mi vida a la luz de Cristo crucificado y sólo veo Misericordia y redención, nunca condenación.

Aún así, hagamos un ejercicio de ponernos en el lugar de Dios (en fin...) y afirmar que Fidel Castro está condenado. ¿Acaso podemos felicitarnos y alegrarnos por ello? Cristo derramó hasta la última gota de su preciosa Sangre para que ninguno, ninguno, se perdiera. No llego ni alcanzar a imaginar el profundo e inmenso dolor que debe sentir el Corazón de Cristo ante un hijo que se le escapa. Alegrarnos por algo así no es más que una victoria del enemigo, de ese que sí se alegra por la condenación de los hijos de Dios.

Estamos celebrando el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima. Creo que no nos vendría mal recordar en esta mañana (y casi cada día de nuestra vida, en medio de este mundo pobre y en tinieblas que nos rodea) lo que la Virgen les dijo a los pastorcillos: "Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no hay quien se sacrifique y pida por ellas".

Voy a compartiros algunas de las palabras de la homilía del Papa Juan Pablo II en la beatificación de Francisco y Jacinta (podéis encontrar la homilía completa pinchando aquí. No tiene desperdicio, os animo a leerla completa):

"El mensaje de Fátima es una llamada a la conversión, alertando a la humanidad para que no siga el juego del "dragón", que, con su "cola", arrastró un tercio de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra (cf. Ap 12, 4). La meta última del hombre es el cielo, su verdadera casa, donde el Padre celestial, con su amor misericordioso, espera a todos.
Dios quiere que nadie se pierda; por eso, hace dos mil años, envió a la tierra a su Hijo, "a buscar y salvar lo que estaba perdido" (Lc 19, 10). Él nos ha salvado con su muerte en la cruz; ¡que nadie haga vana esa cruz!"

Una noche, el padre del pequeño pastorillo Francisco lo oyó sollozar y le preguntó por qué lloraba. El hijo le respondió: "Pensaba en Jesús, que está muy triste a causa de los pecados que se cometen contra Él".

Creo que el Señor está muy triste hoy. Triste por tantos que escogen el mal en lugar del bien. Triste por tantos que se están jugando la Salvación. Y triste porque los cristianos no siempre somos lo que tenemos que ser: luz en medio del mundo. Privilegiados pecadores llamados a poner su pequeño granito de arena en la construcción del Reino. Privilegiados que se nos ha concedido conocer y gozar del inmenso Amor de Dios y colaborar con Él para que ninguno se pierda con nuestra oración y sacrificios.

No le sigamos el juego al "dragón". ¡No hagamos vana la cruz de Cristo!


Hoy sábado, día de la Virgen, encomiendo en sus manos de amorosa Madre el alma de Fidel Castro y la de tantos que hoy llegarán a la meta a la que todos llegaremos. Que por su poderosa intercesión ninguno se pierda y que nos dé a nosotros un corazón misericordioso a imagen del de su Hijo. Amén+

Canción: Ave María
Autor: Robert Prizeman
Intérprete: Libera
https://www.youtube.com/watch?v=91ucurJ4yAw



jueves, 24 de noviembre de 2016

Preparándonos para el Adviento (3ª parte y final)

Como confirmación de la fe de la Iglesia, el Señor quiso ofrecer al mundo, en 2008, una nueva prueba de su amor mediante otro milagro eucarístico que presenta características muy parecidas al del milagro de Buenos Aires.

El 12 de octubre de ese año, el padre Jacek Ingielewicz estaba celebrando Misa en la iglesia de San Antonio de Padua, en Sokólka (Polonia), en presencia de 200 personas. Durante el reparto de la Comunión, una forma cae al suelo. El padre Jacek la recoge y la pone en un pequeño vaso litúrgico de plata que llena de agua para que la sagrada forma se disuelva; luego, lo deposita en una caja fuerte de la sacristía. De hecho, después de que una sagrada forma se haya disuelto por completo, el Cuerpo de Cristo ya no está presente.

Informado por el padre Jacek, el padre Stanislaw Gniedziejko, que es el párroco, deja el recipiente en la caja fuerte durante dos semanas, constatando entonces que, no solamente la sagrada forma no se ha disuelto en el agua, sino que ha aparecido algo que recuerda una mancha de sangre. "Estaba conmocionado y no sabía qué pensar de aquello - afirmará el padre Stanislaw -; me temblaban las manos cuando cerré la caja fuerte y apenas podía hablar".

Decide entonces referir el caso al metropolitano de Bialystok , la ciudad vecina, Monseñor Edward Ozorowski. Cuando éste acude a Sokólka, le enseñan la sagrada forma que han depositado en un corporal, viendo allí, además de una mancha de sangre, una cosa que se asemeja a una substancia orgánica. Es de constitución parecida - comenta el padre Jacek, a la de los tejidos que "muchos de nosotros hemos analizado en nuestras clases de biología".

El 5 de enero de 2009, el obispo pide a dos profesores de medicina de la Universidad de Bialystok, María Elizabeth Sobaniec-Lotowska y Stanislaw Sulkowski, que efectúen un análisis de un fragmento de la sagrada forma. Ambos han trabajado en el campo de la histopatología durante más de treinta años. El padre Andrzej Kakareko, canciller de la curia metropolitana de Bialystok, entrega a cada uno de los expertos una muestra de la sagrada forma. El estudio se lleva a cabo en el Instituto de Patología de la Universidad. Cuando las muestras fueron separadas, la parte que permanecía intacta de la sagrada forma quedaba íntimamente unida al tejido por analizar, sin haber perdido nada de su blancura. Los dos especialistas, después de haber trabajado separadamente, llegaron a la misma conclusión: lo que les habían entregado procedía del tejido de un músculo cardíaco humano todavía vivo, pero en el momento de la agonía. El profesor Sulkowski declaró haber observado la presencia "de numerosos indicadores típicos biomorfológicos de los tejidos del músculo cardíaco", así como daños visibles en forma de pequeñas rupturas de las fibras del tejido. Y añadió: "Esos daños solamente pueden observarse en fibras vivas y son señales de espasmos rápidos del músculo cardíaco en el período que precede a la muerte".

La profesora Sobaniec-Lotowska confirmó lo siguiente: "Se trata del tejido del músculo cardíaco en vida". Después de reflexionar, manifestó su estupefacción ante el hecho de hallar un tejido vivo después de haber sido separado del organismo del que formaba parte, manifestando que se trataba de "¡un fenómeno increíble!". Y dio una explicación: "Durante mucho tiempo, la sagrada forma ha estado sumergida en el agua, y luego se depositó sobre el corporal; en consecuencia, el tejido debería haber sufrido el proceso "de asfixia", pero ello no se ha observado en nuestros análisis... El estado actual de los conocimientos en biología no nos permite explicar científicamente ese fenómeno".

La profesora, muy intrigada igualmente por la relación del tejido cardíaco con la hostia consagrada, declaró que "ese fenómeno extraordinario de la inter-absorción del tejido del músculo cardíaco y de la sagrada forma, observado tanto al microscopio como mediante transmisión electrónica, prueba que no ha podido tener lugar ninguna intervención humana sobre la muestra". De hecho, la estructura de las fibras del miocardio y la estructura del pan están en este caso tan estrechamente relacionadas que no puede admitirse que ninguna intervención humana lo haya realizado (cf. declaración de la profesora M.E. Sobaniec-Lotowska en el informe "El milagro de la Eucaristía de Sokolka", Lux Veritatis, 2010)

Por otra parte, la sangre de la sagrada forma posee las mismas características que la de la Sábana Santa de Turín y la del milagro de Lanciano (grupo AB)

Después de haber obtenido los resultados de los análisis, el arzobispo informa de ello al nuncio apostólico en Varsovia, quien transmite el expediente a Roma para su examen. En septiembre de 2009, el público, que ha tenido conocimiento del informe de los dos expertos, empieza a acudir a Sokolka desde todas partes de Polonia, pero también desde Bielorrusia y Lituania. En la propia Sokolka, se constata un aumento inmediato de la devoción a la Sagrada Eucaristía. Las gentes acuden a rezar a la iglesia por las familias rotas, por los hijos que abandonan la fe, por la obtención de las curaciones... Después de haber declarado oficialmente que el tejido visible en la sagrada forma es realmente milagroso, Monseñor Ozorowski la coloca en una custodia para la devoción de los fieles en una capilla de la iglesia de San Antonio.

Demos gloria a Dios por estos tres milagros relacionados entre sí.


Hoy en el vídeo no os pongo una canción, sino información sobre otro milagro eucarístico ocurrido en España durante la Guerra Civil, en la población de Moraleja de Enmedio (Diócesis de Getafe, cerca de Madrid)

Artículo "Hostias como recién hechas... desde 1936":
http://www.alfayomega.es/20972/hostias-como-recien-hechas-desde-1936

Vídeo: Prodigio eucarístico de Moraleja de Enmedio
https://www.youtube.com/watch?v=dfisPYutiPg


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Preparándonos para el Adviento (2ª parte)

El 18 de agosto de 1996, el padre Alejandro Pezet celebra la Misa en la iglesia del centro comercial de la ciudad de Buenos Aires, en Argentina. Cuando termina de dar la sagrada Comunión, una mujer le dice que ha visto una sagrada forma que alguien ha tirado en el fondo de la iglesia.

Tras dirigirse al lugar indicado, el sacerdote ve que la sagrada forma está sucia, la recoge y la pone en un pequeño recipiente de agua que deposita en el sagrario de la capilla del Santísimo.

El lunes 26 de agosto, al abrir el sagrario, comprueba estupefacto que la sagrada forma se ha convertido en una substancia saguinolenta. Informa de ello a Monseñor Jorge Bergoglio, obispo auxiliar del cardenal Quarracino y futuro Papa, que da instrucciones para que la sagrada forma así transformada sea fotografiada por un profesional. Las fotografías, tomadas el 6 de septiembre, muestran claramente que la sagrada forma, convertida en un fragmento de carne sangrienta, ha aumentado mucho de tamaño. Durante tres años, permanece conservada en el sagrario, guardándose en secreto el asunto; sin embargo, al constatar que la sagrada forma no sufre ninguna descomposición visible, Monseñor Bergoglio decide que sea analizada científicamente.


A partir de octubre de 1999, se realizan análisis de unas muestras de la sagrada forma, que desembocan en la declaración realizada en 2005 por el doctor Frederick Zugibe, experto en cardiología y patólogo médico-legal: "El material analizado es un fragmento del músculo izquierdo, cerca de las válvulas. Este músculo es responsable de la contracción del corazón. Hay que tener en cuenta que el ventrículo cardíaco izquierdo bombea sangre a todas las partes del cuerpo. El músculo cardíaco está en una condición inflamatoria y contiene un gran número de glóbulos blancos de la sangre. Esto indica que el corazón estaba vivo en el momento en que se tomó la muestra. Mi argumento es que el corazón estaba vivo, ya que los glóbulo blancos de la sangre mueren fuera de un organismo vivo; requieren un organismo vivo para mantenerse. Por lo tanto, su presencia indica que el corazón estaba vivo cuando se tomó la muestra. Además, esos glóbulos blancos habían penetrado el tejido, lo que indica que el corazón había estado bajo estrés severo, como si el propietario hubiera sido fuertemente golpeado en el pecho."

Dos australianos, el periodista Mike Willesee y el jurista Ron Tesoriero, fueron testigos de esos análisis. Tras la conclusión del médico, se informa al doctor Zugibe de que la substancia de donde procedía la muestra databa de 1996, ante lo cual pregunta: "Deben explicarme una cosa: si esa muestra procede de una persona muerta, ¿cómo es posible que, mientras la examinaba, las células de la muestra estuvieran en movimiento y animadas por pulsaciones? Si ese corazón precede de alguien que murió en 1996, ¿cómo puede seguir estando vivo?". Solamente entonces, Mike Willesee explica al doctor Zugibe que la muestra anañizada procede de una hostia consagrada que se transformó misteriosamente en carne humana sanguilonenta.

Estupefacto ante esa información, el doctor responde: "¿Cómo y por qué una hostia consagrada puede mudar su carácter y convertirse en carne y sangre humanas vivas? Es algo que quedará como un misterio inexplicable para la ciencia, un misterio que va más allá de su competencia".

Otros expertos procedieron a comparar los informes de laboratorio posteriores al milagro de Buenos Aires con los elaborados por el milagro de Lanciano. Y esos científicos, que desconocían el origen de las muestras, concluyeron que los dos informes de los laboratorios correspondían a muestras de material procedente, según parecía, de la misma persona.

Nosotros sabemos cómo y por qué esto sucede, ¿verdad? ;-)


Canción: Ave Verum
Intérprete: Libera
https://www.youtube.com/watch?v=yViewuUj1b0

martes, 22 de noviembre de 2016

Preparándonos para el Adviento (1ª parte)

Queda ya muy poquito para comenzar el Adviento. Sería interesante irnos preparando poquito a poco. Es un tiempo de Gracia que mejor aprovechar a tope.

Hoy he leído un artículo sobre los milagros eucarísticos. Creo que una buena manera de ir preparando nuestro corazón para este nuevo tiempo litúrgico es tomar conciencia de que REALMENTE Dios se hizo hombre en Belén. Y no sólo eso, sino que después ha querido seguir entre nosotros en la Eucaristía, PRESENCIA REAL de Cristo resucitado.

Los milagros eucarísticos aportan una prueba de la presencia real objetiva del Cuerpo y de la Sangre del Señor en el Santísimo. Vamos a ir viendo, a lo largo de tres entradas distintas del blog, tres de estos milagros, relacionados entre sí. Uno antiguo y dos muy modernos.

Empecemos :-)
EL MILAGRO DE LANCIANO

En Lanciano, en la región italiana de Abruzos, tuvo lugar hacia el año 750 un hecho prodigioso. Había un monje que tenía dificultades en creer en la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía, y que rezaba constantemente para aliviar sus penosas incertidumbres.

Una mañana, asaltado siempre por las dudas, comenzó la celebración de la Misa ante los habitantes de un pueblo vecino. De repente, después de consagrar el pan y el vino, vio algo en el altar que le provocó temblor en las manos, quedando completamente atónito durante un momento, que a los feligreses les pareció una eternidad. Luego, poco a poco, se giró hacia ellos y les dijo: "¡Oh, dichosos testigos a quien Dios bendice! Para contradecir mi incredulidad, Él mismo ha querido revelarse en este bendito Sacramento y hacerse visible a nuestros ojos. Venid a ver a nuestro Dios tan cercano a nosotros: he aquí la Carne y la Sangre de nuestro Cristo bien amado".

¡La sagrada forma se había convertido en carne y el vino en sangre! Aquel mismo día, el rumor del milagro recorrió todo el pueblo como fuego que abrasa un bosque y enseguida alcanzó los pueblos vecinos y se propagó hasta Roma.

Aquel milagro sigue siendo visible para nosotros en la actualidad, ya que la forma convertida en carne y el vino en sangre han permanecido, durante más de doce siglos, perfectamente intactos. En 1970, el arzobispo de Lanciano y el ministro provincial de los Conventuales de la zona de los Abruzos, con autorización de Roma, pidieron al profesor Edoardo Linoli, director del hospital de Arezzo, que realizara un examen científico profundo de las reliquias del prodigio acontecido doce siglos antes. El 4 de marzo de 1971, el profesor presentó sus conclusiones:

1.- La "carne milagrosa" es una carne constituida por el tejido muscular estriado del miocardio (corazón)
2.- La "sangre milagrosa" es verdaderamente sangre, lo que queda probado indiscutiblemente por el análisis cromatográfico.
3.- La carne y la sangre son de naturaleza humana, y la prueba inmunológica afirma que pertenecen al grupo sanguíneo AB, que es el mismo que la del hombre de la Sábana Santa de Turín, y característico de las poblaciones de Oriente Medio.
4.- Las proteínas contenidas en la sangre se reparten en un porcentaje idéntico al del esquema seroproteico de la sangre fresca normal.
5.- Ninguna sección histológica ha revelado la presencia de huellas de infiltraciones de sales o de substancias utilizadas en otra época con propósitos de momificación.

Además, una vez licuada, la sangre eucarística de Lanciano (que habitualmente está seca) conserva todas sus propiedades químicas y físicas sin deteriorarse en forma alguna. Ahora bien, normalmente, quince minutos después de la extracción de sangre humana ordinaria, todas las actividades biológicas perecen irremisiblemente.

El informe médico, publicado en los Cahiers Sclavo (fasc. 3, 1971), suscitó un gran interés en el ámbito científico. En 1973, el Consejo Superior de la Organización Mundial de la Salud nombró una comisión científica para verificar las conclusiones del profesor Linoli. Los trabajos duraron 15 meses, realizándose 500 exámenes. La comisión declaró que se trataba de un tejido vivo que respondía a todas las reacciones clínicas de los seres vivos. Desde el siglo VIII, la carne y la sangre de Lanciano permanecen igual que si acabaran de ser extraídas ese mismo día de un ser vivo. La síntesis de los trabajos de la comisión fueron publicados en diciembre de 1976 en Nueva York y en Ginebra, y reconocía la imposibilidad de aportar una explicación desde la cienca.


Hasta aquí el primer milagro. Otro día, más :-)


Canción: Ave Verum Corpus (Mozart)
Intérpretes: Coro y Orquesta de la Radio de Baviera, dirigidos por Leonard Bernstein


sábado, 19 de noviembre de 2016

A vueltas con la santidad

Últimamente he tenido la ocasión de reflexionar y hablar mucho sobre el tema de la santidad. Creo que hasta este año nunca había tenido un discurrir del mes de noviembre (especialmente dedicado a este tema) tan provechoso...

Y preparando una enseñanza sobre el tema, me he encontrado con un texto que quiero compartiros hoy.

En una ocasión le preguntaron al santo e ilustre escritor, el beato cardenal John Henry Newman (1801-1890, presbítero anglicano convertido al catolicismo en 1845), ¿cómo se llega a ser santo? Él dio una receta práctica.

1.- EL DESCANSO. "¡Vayan a la cama con tiempo!. ¿Por qué? Porque si el cuerpo no recibe el descanso necesario, todo se le vuelve más difícil. Tendrá poca paciencia, será cortante, caminará arrastrando los pies, y se desquitará con aquellos con quien vive. Nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y debemos atenderlo debidamente, con el necesario descanso.

2.- OFRECIMIENTO DE LA MAÑANA. Al despertar, ofrezcamos nuestros primeros pensamientos a Dios. Debemos consagrar el día al servicio de Dios. Este es el ofrecimiento de la mañana. En esta oración, ofrecemos todo a Jesús por medio del Corazón Inmaculado de María. Ofrecemos nuestras palabras, obras e intenciones para la mayor gloria de Dios y por la salvación de las almas.

3.- NUESTROS ALIMENTOS. Dijo el cardenal Newman: "Cuando comamos, comamos para la mayor gloria de Dios". San Pablo lo expresó así: "Por tanto, ya comas, ya bebas o hagas cualquier otra cosa, hazlo todo para gloria de Dios". Al tomar nuestros alimentos, no nos dejemos llevar por pasión o por gula, dejemos que la fe y la razón sean nuestros guías.

4.- LOS PENSAMIENTOS.Rechacemos inmediatamente los pensamientos que no sean dignos de Dios, porque al final acaban envenenando nuestra mente, nuestro corazón y nuestras actitudes ante la vida y ante los demás. Pregúntate si eso que piensas da gloria a Dios o si la Virgen María pensaría igual.

5.- VISITAS EUCARÍSTICAS. El beato Newman dijo: "Hagan una visita eucarística con gran fervor". Cuando el cardenal escribe esto vivía en la Inglaterra del siglo XIX y en esta época no había numerosas iglesias católicas ni misas diarias. Una visita a Jesús presente en el sagrario sirve para mantener vivo el fuego del amor a Jesús, además de inundarnos de su paz y de su gozo con sólo entrar en su presencia.

6.- EL ROSARIO. El cardenal Newman animaba a todos a que rezaran esta maravillosa oración todos los días. Tanto los santos, como los Papas y Nuestra Señora misma, nos han exhortado a que recemos el santo rosario a diario. En 1917, la Virgen se apareció a tres pastorcillos en Fátima y en cada aparición les exhortó a que rezasen el rosario todos los días. San Juan Pablo II, en su Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae ("El rosario de la Virgen María") igual nos anima a que recemos el rosario por dos intenciones: por la paz del mundo y por la salvación de la familia. En este mismo documento, el Papa cita al padre Patrick Peyton, conocido como "el sacerdote del rosario", diciendo: "La familia que reza unida, permanece unida".

7.- COSAS ORDINARIAS HECHAS CON EXTRAORDINARIO AMOR. Y, como broche de oro, el cardenal dijo: "Hagamos las cosas ordinarias con extraordinario amor". Si lo hacemos con fidelidad, tenemos la perfecta receta para lograr la santidad. Esta fue la esencia de la espiritualidad de santa Teresita de Lisieux. Dios no se fija en la grandeza de la persona o la grandeza de la obra, sino en la pureza de intención con la cual obramos. Santa Teresita igualmente afirmó este mismo concepto, diciendo: "Recoge un alfiler por amor a Dios y salvarás un alma". No olvidemos tampoco que Jesús alabó a la viuda pobre que depositó dos monedas (algo que por entonces era de poco valor) por encima de los hombres que depositaban grandes sumas de dinero, porque sólo buscaban su propia gloria mientras la viuda daba todo lo que tenía por amor a Dios.


Después de leer esta "receta" a mí me parece que la santidad no es tan difícil, ¿verdad? Y si además caemos en la cuenta de que no hay nadie más interesado que Dios en que seamos santos, y que contamos con el poder del Espíritu Santo y la ayuda de nuestra Madre María para lograrlo... creo que ya sólo queda una cosa: ¡ponerse manos a la obra!

Vídeo: Quiero ser santo (diálogo entre San Juan Bosco y Santo Domingo Savio)
https://www.youtube.com/watch?v=3TjTLKqkZYc



martes, 18 de octubre de 2016

No hay color...

Ayer tuve la oportunidad de explicar en clase lo que significa que Cristo se hiciera hombre y diera la vida por nosotros en la Cruz.

A mitad de la explicación, se me puso en el corazón leerles las parábolas de la Misericordia (en San Lucas 15). Para mi sorpresa (o ya no tan sorpresa, por el mundo en que vivimos) a alguno sólo les sonaba algo, pero la inmensa mayoría las desconocían.

Así que agarré la Biblia que tengo en el cole y comencé a leer, despacio, explicando. Y fue increíble...

Es tremendo el poder del Evangelio para transformar corazones. Sus ojos estaban fijos, abiertos, absorbiendo en un completo silencio (algo no demasiado habitual). Realmente el poder de la Palabra de Dios es algo que ya conozco y que en otras ocasiones he podido comprobar con otros grupos de alumnos y en mi propia vida. En la vida de muchos. Pero me sigue fascinando y sorprendiendo cuando puedo volver a verlo.

Me encanta leer y muchas veces no tengo tiempo para leer todo lo que quisiera. Es mucho todo lo que tengo pendiente en la estantería, además de otras cosas.

Pero cuando dejo de lado esos libros y recurro a la Biblia, la unción es siempre tremenda. Como dirían por ahí, "no hay color" entre leer libros espirituales (que son buenísimos) y leer directamente la Palabra de Dios. De nuevo es algo que sé desde hace tiempo, pero por mi fragilidad y las prisas de la vida muchas veces olvido.

Hoy no sólo quiero recordarlo para mí sino gritarlo a todo aquel que lo quiera oír: ¡acudid a la Palabra de Dios! ¡Dejaos empapar por su Gracia! "No hay color" si lo comparamos con cualquier otra cosa.

Hoy celebramos al evangelista San Lucas. En sus escritos, él nos ha compartido el sueño de Dios para nuestra vida. ¿Quieres conocer el plan de Dios para ti? Ahí encontrarás la respuesta.

Canción: Tu Palabra
Intérprete: Marcela Gándara
https://www.youtube.com/watch?v=iEyV_9UUOnI




lunes, 3 de octubre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - día 9

“Tránsito de San Francisco

Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Los pocos días que faltaban para su tránsito (Francisco) los empleó en la alabanza, animando a sus amadísimos compañeros a alabar con él a Cristo. Él, a su vez, prorrumpió como pudo en este salmo:

Clamé al Señor con mi voz, con mi voz supliqué al Señor (sal 141)

Invitaba también a todas las criaturas a alabar a Dios, y con unas estrofas que había compuesto anteriormente él las exhortaba a amar a Dios.

Aun a la muerte misma, terrible y antipática para todos la exhortaba a la alabanza y, saliendo con gozo a su encuentro, la invitaba a hospedarse en su casa: <<Bienvenida sea - decía - mi hermana muerte>>." (1 Celano 109)

Reflexión

San Francisco murió en el atardecer del 3 de octubre del año 1226. El 3 de octubre era sábado y asomaba el Domingo 4 de octubre: la Iglesia iniciaba el Domingo, día de la Pascua del Señor.

El tránsito nos evoca un momento sencillo y sublime: el triunfo del Amor en Francisco de Asís que, una vez que dejó sus vanidades, fue cristiano hasta la médula, perfecto discípulo de Jesús.

Los franciscanos celebran este tránsito de un modo muy especial. He tenido la oportunidad de celebrarlo con ellos en distintas ocasiones y, al contemplar cómo vivió y murió San Francisco, me quedo embargada de muchos sentimientos, incluida una cierta "envidia santa": algún día me encontraré también con el Señor gracias a la hermana muerte, ¿pero habré vivido como él, que tanto se pareció a Jesucristo?

Hace más de 800 años en la Porciúncula, Francisco poco antes de morir, se dirigió a los hermanos que le rodeaban, como a representantes de toda la Orden, presentes y futuros. Entonces los fue bendiciendo a todos, apoyando su mano derecha sobre la cabeza de cada uno de ellos. Bendijo también a todos los que entonces pertenecían a la Orden, y a los que pertenecerían a ella hasta el fin de los tiempos (LP117)

Muchos nos consideramos, de un modo u otro, hijos espirituales de San Francisco. Aunque propiamente no pertenezcamos a la Orden, de algún modo participamos de su carisma.

Hoy yo quiero acercarme con el corazón y sentarme a los pies de San Francisco en el momento de su partida. Quiero recibir su bendición y, como Eliseo con Elías, pedirle dos tercios de su espíritu para vivir como él vivió. Al menos dos tercios... que si me da más, mejor, pues yo no soy tan dócil como él lo fue. Y le pido que me ayude a seguir tras sus huellas, como Santa Clara le siguió. Y, como los dos, que me enseñe a ir tras las huellas de Cristo.

Hoy es un día de silencio, de contemplar, de dejarse empapar por la grandeza de este momento: hoy, por fin, el gran amante se encuentra con el Amado.

"Loado seas, mi Señor,
por nuestra hermana la muerte corporal
de la cual ningún hombre vivo puede escapar.
¡Ay de aquellos que morirán en pecado mortal!
Bienaventurados
los que encontrará en su santísima voluntad,
pues la muerte segunda no les hará mal."
(extracto del Cántico de las Criaturas)


Canción: Yo quiero ser como Tú
Autor: Marcos Witt
https://www.youtube.com/watch?v=IcuZCcCT8tI

Película "Clara y Francisco" (de las mejores versiones que conozco sobre la vida de San Francisco)







domingo, 2 de octubre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - día 8

“San Francisco, un hombre dialogante y evangelizador

Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Acompañado, pues, de un hermano llamado Iluminado -hombre realmente iluminado y virtuoso-, se puso en camino, y de pronto le salieron al encuentro dos ovejitas, a cuya vista, muy alborozado, dijo el Santo al compañero: «Confía, hermano, en el Señor, porque se cumple en nosotros el dicho evangélico: He aquí que os envío como ovejas en medio de lobos» (Mt 10,16). Y, avanzando un poco más, se encontraron con los guardias sarracenos, que se precipitaron sobre ellos como lobos sobre ovejas y trataron con crueldad y desprecio a los siervos de Dios salvajemente capturados, profiriendo injurias contra ellos, afligiéndoles con azotes y atándolos con cadenas. Finalmente, después de haber sido maltratados y atormentados de mil formas, disponiéndolo así la divina Providencia, los llevaron a la presencia del sultán, según lo deseaba el varón de Dios.

Entonces el jefe les preguntó quién los había enviado, cuál era su objetivo, con qué credenciales venían y cómo habían podido llegar hasta allí; y el siervo de Cristo Francisco le respondió con intrepidez que había sido enviado no por hombre alguno, sino por el mismo Dios altísimo, para mostrar a él y a su pueblo el camino de la salvación y anunciarles el Evangelio de la verdad. Y predicó ante dicho sultán sobre Dios trino y uno y sobre Jesucristo salvador de todos los hombres con tan gran convicción, con tanta fortaleza de ánimo y con tal fervor de espíritu, que claramente se veía cumplirse en él aquello del Evangelio: Yo os daré palabras y sabiduría, a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro (Lc 21,15).

De hecho, observando el sultán el admirable fervor y virtud del hombre de Dios, lo escuchó con gusto y le invitó insistentemente a permanecer consigo.

Pero el siervo de Cristo, inspirado de lo alto, le respondió: «Si os resolvéis a convertiros a Cristo tú y tu pueblo, muy gustoso permaneceré por su amor en vuestra compañía. Mas, si dudas en abandonar la ley de Mahoma a cambio de la fe de Cristo, manda encender una gran hoguera, y yo entraré en ella junto con tus sacerdotes, para que así conozcas cuál de las dos creencias ha de ser tenida, sin duda, como más segura y santa».

Respondió el sultán: «No creo que entre mis sacerdotes haya alguno que por defender su fe quiera exponerse a la prueba del fuego, ni que esté dispuesto a sufrir cualquier otro tormento». Había observado, en efecto, que uno de sus sacerdotes, hombre íntegro y avanzado en edad, tan pronto como oyó hablar del asunto, desapareció de su presencia.

Entonces, el Santo le hizo esta proposición: «Si en tu nombre y en el de tu pueblo me quieres prometer que os convertiréis al culto de Cristo si salgo ileso del fuego, entraré yo solo a la hoguera. Si el fuego me consume, impútese a mis pecados; pero, si me protege el poder divino, reconoceréis a Cristo, fuerza y sabiduría de Dios, verdadero Dios y Señor, salvador de todos los hombres».

El sultán respondió que no se atrevía a aceptar dicha opción, porque temía una sublevación del pueblo. Con todo, le ofreció muchos y valiosos regalos, que el varón de Dios -ávido no de los tesoros terrenos, sino de la salvación de las almas- rechazó cual si fueran lodo.

Viendo el sultán en este santo varón un despreciador tan perfecto de los bienes de la tierra, se admiró mucho de ello y se sintió atraído hacia él con mayor devoción y afecto. Y, aunque no quiso, o quizás no se atrevió a convertirse a la fe cristiana, sin embargo, rogó devotamente al siervo de Cristo que se dignara aceptar aquellos presentes y distribuirlos -por su salvación- entre cristianos pobres o iglesias. Pero Francisco, que rehuía todo peso de dinero y percatándose, por otra parte, que el sultán no se fundaba en una verdadera piedad, rehusó en absoluto condescender con su deseo." (Leyenda Mayor de San Buenaventura, capítulo 9,8)

Reflexión

Francisco y el sultán en medio de la guerra, tuvieron un encuentro en Paz, gracias a la hospitalidad de uno y a la apertura al dialogo de ambos.

Si bien Francisco no logra hacer que el sultán se haga cristiano, tampoco el sultán logra retener a este “monje” llamado Francisco ofreciéndole suntuosos regalos y dinero. Sin embargo, ambos vivenciaron un encuentro en paz, en donde cada uno pudo exponer al otro su perspectiva en un franco diálogo.

Gracias a este encuentro en paz que hoy en día los franciscanos viven en paz custodiando los lugares santos en medio de tierras no cristianas.

Hoy en día los cristianos estamos en medio de un mundo abiertamente no cristiano e incluso hostil. Sin embargo, como dice la carta a los Hebreos, aún no hemos llegado a la sangre en nuestra lucha contra el pecado (12, 4), ni el nuestro ni el que nos rodea.

¿Nos urge la salvación de nuestros hermanos, sean o no creyentes? ¿Nos abrasa el fuego del Amor de Cristo hasta tal punto que estemos dispuestos a dar la vida en favor de la evangelización para salvar, aunque sea, a uno solo? Porque urge, nuestra conversión y la de la humanidad urge. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar?

Canción: Cristo Vive
Autor: Nico Montero
https://www.youtube.com/watch?v=eo8uH4Kdx34






sábado, 1 de octubre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 7

“San Francisco, el alter Christus
Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Entre tanto, el santo de Dios, cambiado su vestido exterior y restaurada la iglesia ya mencionada [la de San Damián], marchó a otro lugar próximo a la ciudad de Asís; allí puso mano a la reedificación de otra iglesia muy deteriorada y semiderruida [la de San Pedro]...

De allí pasó a otro lugar llamado Porciúncula, donde existía una iglesia dedicada a la bienaventurada Virgen Madre de Dios, construida en tiempos lejanos y ahora abandonada, sin que nadie se cuidara de ella. Al contemplarla el varón de Dios en tal estado, movido a compasión, porque le hervía el corazón en devoción hacia la madre de toda bondad, decidió quedarse allí mismo.

Cuando acabó de reparar dicha iglesia, se encontraba ya en el tercer año de su conversión. En este período de su vida vestía un hábito como de ermitaño, sujeto con una correa; llevaba un bastón en la mano, y los pies calzados.

Pero cierto día se leía en esta iglesia el evangelio que narra cómo el Señor había enviado a sus discípulos a predicar; presente allí el santo de Dios, no comprendió perfectamente las palabras evangélicas; terminada la misa, pidió humildemente al sacerdote que le explicase el evangelio.

Como el sacerdote le fuese explicando todo ordenadamente, al oír Francisco que los discípulos de Cristo no debían poseer ni oro, ni plata, ni dinero; ni llevar para el camino alforja, ni bolsa, ni pan, ni bastón; ni tener calzado, ni dos túnicas, sino predicar el reino de Dios y la penitencia, al instante, saltando de gozo, lleno del Espíritu del Señor, exclamó: «Esto es lo que yo quiero, esto es lo que yo busco, esto es lo que en lo más íntimo del corazón anhelo poner en práctica».

Rebosando de alegría, se apresura inmediatamente el santo Padre a cumplir la doctrina saludable que acaba de escuchar; no admite dilación alguna en comenzar a cumplir con devoción lo que ha oído..." (Vida primera según Celano, nº 21-22)

Reflexión

Ya en su época llamaban a San Francisco el alter Christus. El "otro Cristo", el que mejor supo vivir el Evangelio hasta el punto de llevar en sí los estigmas de la Pasión. Francisco era un enamorado de Cristo y de su Evangelio.

Del encuentro con el Evangelio brota la elección de su vida y la vida de sus hermanos. Pues la vida de los hermanos franciscanos es una vida “según el santo Evangelio”, tal como señala la regla bulada: "La regla y vida de los Hermanos Menores es ésta, a saber, guardar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin propio y en castidad."

La interpretación de la palabra de Dios en San Francisco es clara y lineal: “la letra mata, el Espíritu da Vida” (Adm .7); El principio interpretativo de Francisco no es de erudición, sino de conversión: es total prontitud para obrar con el propósito de en todo momento dar Gloria a Dios. Para Francisco la caridad, el contenido de la palabra de Dios, vale más que todo lo material que le rodea.

Y, así, dejó a Dios ser Dios en su vida, convirtiéndose en el alter Christus, modelo para nosotros y para toda la humanidad desde hace siglos.

¿Estamos nosotros dispuestos a dejarnos hacer. como él, otros Cristos allá donde vivimos? Sólo hay que dejarse hacer... por Él...


Canción: El poder de tu Amor
Intérprete: Ingrid Rosario
https://www.youtube.com/watch?v=pTzvdVgnnmg




viernes, 30 de septiembre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 6

“San Francisco, un hombre de Dios
Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Caminando los hermanos en simplicidad ante Dios y con confianza ante los hombres, merecieron por aquel tiempo el gozo de la divina revelación.

Mientras, inflamados del fuego del Espíritu Santo, cantaban el Padre Nuestro con voz suplicante, en melodía espiritual, no sólo en las horas establecidas, sino en todo tiempo, ya que ni la solicitud terrena ni el enojoso cuidado de las cosas les preocupaba, una noche el beatísimo padre Francisco se ausentó corporalmente de su presencia.

Y he aquí que a eso de la media noche, estando unos hermanos descansando y otros orando fervorosamente en silencio, entró por la puertecilla de la casa un carro de fuego deslumbrador que dio dos o tres vueltas por la habitación; sobre él había un gran globo, que, semejándose al sol, hizo resplandeciente la noche. Quedaron atónitos cuantos estaban en vela y se sobresaltaron los que dormían; sintiéronse iluminados no menos en el corazón que en el cuerpo.

Reunidos todos, se preguntaban qué podría significar aquello; mas por la fuerza y gracia de tanta claridad quedaban patentes las conciencias de los unos para los otros. Comprendieron finalmente y descubrieron que era el alma del santo Padre, radiante con aquel inmenso fulgor, la cual, en gracia, sobre todo, a su pureza y a su gran piedad con sus hijos, había merecido del Señor don tan singular." (Vida primera según Celano, nº 47)

Reflexión

San Francisco supo descubrir, acoger y asumir lo positivo y lo negativo de la vida humana y de toda la realidad. Podemos aprender de él a vivir nuestras vidas con la alegría que brota del Evangelio de Cristo, ser portadores de esperanza en un mundo desanimado y triste.

Vivir la vida como Francisco la vivió es descubrir en nuestro interior y exterior las maravillas que Dios ha obrado, y restituirle a Él el don recibido. Celebremos la vida como Francisco, mirando nuestras realidad personal y todo lo que nos rodea con los ojos de Dios.

Para Francisco, la vida, los campos, los mares, las montañas, el sol, la luna, las estrellas es la manifestación de lo más grande que existe: Dios. Desde su sentir nos señala un nuevo camino. Abrirnos a la novedad de Dios implica llenarnos de optimismo, de una nueva humanidad y de unas ganas inconmensurables de vivir.

Francisco nos llama a acoger lo diverso de la vida con alegría, a llenarnos de asombro por las maravillas que Dios ha hecho en nosotros y alrededor de nosotros. Francisco ofrece a la sociedad actual una cultura de la austeridad y la moderación en el uso de las cosas. Gracias a esta actitud el hombre moderno descubrirá el rostro gratuito de la vida y podrá aprender a dar gracias y a revestirse de simpatía, de cortesía y de amabilidad, caminos necesarios para vivir lo cotidiano.

Vivir así la vida, es abrir nuestro corazón para acoger toda la vida que existe en el Universo desde la vida humana hasta la más pequeña expresión que refiere al amor de Dios. Esta es la vida que Dios nos ofrece, y este es el camino que emprendió San Francisco.

Canción: El tiempo es de Dios
Autor: Nico Montero
https://youtu.be/PX7DJAfWYSU?list=PLKxU-TvdHXi2pFKu_anEheWfhUZVdjt68


jueves, 29 de septiembre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 5

“San Francisco, un hombre reconciliado con la naturaleza

Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Su espíritu de caridad se derramaba en piadoso afecto, no sólo sobre hombres que sufrían necesidad, sino también sobre los mudos y brutos animales, reptiles, aves y demás criaturas sensibles e insensibles.

Pero, entre todos los animales, amaba con particular afecto y predilección a los corderillos, ya que, por su humildad, nuestro Señor Jesucristo es comparado frecuentemente en las Sagradas Escrituras con el cordero, y porque éste es su símbolo más expresivo. Por este motivo, amaba con más cariño y contemplaba con mayor regocijo las cosas en las que se encontraba alguna semejanza alegórica del Hijo de Dios.

De camino por la Marca de Ancona, después de haber predicado en la ciudad de este nombre, marchaba a Osimo junto con el señor Pablo, a quien había nombrado ministro de todos los hermanos en la dicha provincia; en el campo dio con un pastor que cuidaba un rebaño de cabras e irascos. Entre tantas cabras e irascos había una ovejita que caminaba mansamente y pacía tranquila.

Al verla, el bienaventurado Francisco paró en seco y, herido en lo más vivo de su corazón, dando un profundo suspiro, dijo al hermano que le acompañaba: «¿No ves esa oveja que camina tan mansa entre cabras e irascos? Así, créemelo, caminaba, manso y humilde, nuestro Señor Jesucristo entre los fariseos y príncipes de los sacerdotes. Por esto, te suplico, hijo mío, por amor de Cristo, que, unido a mí, te compadezcas de esa ovejita y que, pagando por ella lo que valga, la saquemos de entre las cabras e irascos»." (Vida primera según Celano, nº77)

Reflexión

Este relato nos revela el inmenso amor de Francisco por toda la obra de Dios; este amor así vivido representó en su tiempo algo radicalmente sorprendente y nuevo. Fue una experiencia que comunicaba al hombre directamente con lo divino.

Francisco logra ver, de una manera asombrosa, en toda la Creación la belleza que Dios había impreso en cada espacio del universo. Para Francisco la realidad entera, participante de idéntico origen y dignidad, estaba a su misma altura, todas las creaturas, sin distinción recibían el nombre de hermanas, inclusive el hombre leproso en su carne o en sus ideas, el hereje o infiel.

Esta mirada contemplativa sobre la Creación en Francisco es consecuencia del despojo de toda sed de dominio y de poder. Francisco vive pobre y es pobre, ama la vida y todo lo que hay en la vida con una infinita ternura. En él no hay espacio para la destrucción y la explotación de la obra creada por Dios.

De un corazón simple y pobre brotan la ternura y la simpatía, y a través de ellas se contempla la presencia de Dios en medio nuestro. El mundo para Francisco es una gran ventana donde se puede observar a Dios.

Canción: Laudato Si
Autor: Marco Frisina
https://www.youtube.com/watch?v=bbOWFPJiNm8



miércoles, 28 de septiembre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 4

“San Francisco y la mansedumbre
Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Todo su afán era que así él como los hermanos estuvieran tan enriquecidos de buenas obras, que el Señor fuera alabado por ellas.

Y les decía: «Que la paz que anuncian de palabra, la tengan, y en mayor medida, en sus corazones. Que ninguno se vea provocado por ustedes a ira o escándalo, sino que por su mansedumbre todos sean inducidos a la paz, a la benignidad y a la concordia. Pues para esto hemos sido llamados: para curar a los heridos, para vendar a los quebrados y para corregir a los equivocados. Pues muchos que parecen ser miembros del diablo, llegarán todavía a ser discípulos de Cristo»". (Leyenda de los Tres Compañeros 58)

"Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios (Mt 5,9). Son verdaderamente pacíficos aquellos que, con todo lo que padecen en este siglo, por el amor de nuestro Señor Jesucristo, conservan la paz en el alma y en el cuerpo." (Admonición 15)

Reflexión

No son pocas las organizaciones que promueven la paz. Sin embargo, en nuestra vida cotidiana observamos que no se suele tratar con mansedumbre a los que nos rodean: impaciencia con los niños ante sus errores, gritos conduciendo el vehículo, malos gestos en las aglomeraciones del transporte público... La mansedumbre encuentra su fuente y sostén en la paz del corazón. De ahí puede brotar hacia los otros, pero no podemos dar lo que no poseemos.

Si poseemos la paz en nuestro interior será mucho más fácil y real transmitirla a los otros. San Francisco insiste más en poseer la paz: “Que la paz que anunciáis de palabra, la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones…” (Cf.TC 58). Quien posee la paz, como consecuencia crea la paz.

Una forma de medir cuánta paz poseemos la descubrimos en la admonición o consejo que da Francisco; en él nos muestra que los verdaderos pacíficos son aquellos que, por amor de nuestro Señor Jesucristo soportan todas las adversidades con un espíritu de verdadera paz, por ello podemos decir que la paz se mide en el momento de la prueba. Uno de los caminos para llegar a amar a Jesucristo y por este amor conservar la paz es la vivencia del evangelio.

Si procuramos guardar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo (cf. 1R. 1) seremos poseedores de los elementos que nos ayuden a vivir la paz; en primer lugar en nuestra propia vida y luego en nuestro entorno cotidiano. Seremos capaces de dar testimonio como cristianos de que otro mundo es posible, un mundo donde reine la paz y la concordia. "Comencemos, hermanos, porque hasta el presente poco o nada hemos hecho."

Canción: Ya podría yo
Autor: Fray Nacho
https://www.youtube.com/watch?v=qMbI_53fZPo


martes, 27 de septiembre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 3

“San Francisco y la paz
Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Como más tarde él mismo atestiguó, había aprendido, por revelación divina, este saludo: «El Señor te dé la paz». Por eso, en toda predicación suya iniciaba sus palabras con el saludo que anuncia de la paz.

Y es de admirar -y no se puede admitir sin reconocer en ello un milagro- que antes de su conversión había tenido un precursor, que para anunciar la paz solía ir con frecuencia por Asís saludando de esta forma: «Paz y bien, paz y bien».

Se creyó firmemente que así como Juan, que anunció a Cristo, desapareció al empezar Cristo a predicar, de igual manera este precursor, cual otro Juan, precedió al bienaventurado Francisco en el anuncio de la paz y no volvió a comparecer cuando éste estuvo ya presente.

Dotado de improviso el varón de Dios del espíritu de los profetas, en cuanto desapareció su heraldo, comenzó a anunciar la paz, a predicar la salvación; y muchos que habían permanecido enemistados con Cristo y alejados del camino de la salvación, se unían en verdadera alianza de paz por sus exhortaciones." (Leyenda de los Tres Compañeros nº 26)

Reflexión

El común de las personas relaciona a San Francisco con la paz, hasta el punto que todos los líderes religiosos se reunieron en Asís el año 1986 para orar por la paz, convocados por el Papa San Juan Pablo II. El espíritu de ese encuentro se ha ido repitiendo en distintos lugares, siendo el último de ellos en la misma ciudad de Asís hace unos días, de la mano del Papa Francisco.

En sí, San Francisco provoca y crea un sentimiento de unión y respeto entre quienes le admiran, sin importar su condición. Por lo tanto, el hermano de Asís es un modelo a seguir para quienes desean ser constructores de paz. El saludo de Francisco “el Señor te dé la paz”, con el cual procuraba iniciar toda predicación y además recomendaba a sus hermanos hacer, ha perdurado en el tiempo consolidándose como el lema particular de toda la familia franciscana, tal como lo anunciaba el precursor por las calles de Asís: ¡Paz y bien!

El deseo de paz que alojaba en el corazón y en la vida de Francisco no es otro que el regalo de Dios al hombre, pues el Señor le reveló que dijese ese saludo (Test.23)

Quien siente la gratuidad de Dios en su vida no hace otra cosa que compartirla. Así, el deseo de paz se recibe como uno de los dones más grandes de Dios: “que el Señor te dé su paz”. En consecuencia, la paz que predica Francisco es la paz que Dios ofrece a todos los hombres.

Canción: Paz, paz, paz
Autor: Juanes
https://www.youtube.com/watch?v=CT3ti7EQmOM

Oración ecuménica y ceremonia conclusiva de la Jornada Mundial para la Paz - 2016.09.20



lunes, 26 de septiembre de 2016

Novena a San Francisco de Asís - Día 2

“La pobreza de Francisco de Asís: expresión de solidaridad

Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"San Francisco se apartaba instintivamente con horror de los leprosos. Los evitaba cuanto podía y no deseaba encontrase con alguno.

Un día que paseaba a caballo cerca de Asís, le salió al paso uno de ellos. Y por más que le causara mucha repugnancia y horror, sea por su mal olor u horrible apariencia, para no fallar en la práctica del amor, que descubría en su oración, saltando del caballo, corrió a besarlo. Y el leproso, al extenderle su mano a Francisco, el santo se la besó.

Volvió Francisco a montar el caballo, miró luego a uno y otro lado, y, aunque era un campo abierto sin estorbos a la vista, ya no vio al leproso.

Lleno de admiración y de gozo por lo vivido, pocos días después trata de repetir la misma acción. Se va al lugar donde moran los leprosos, y va besando la mano y la boca de cada uno de ellos.

Así, lo amargo que le era ver a los leprosos se convirtió en dulzura para su alma." (Vida segunda según Celano, nº 9)

Reflexión

Para San Francisco era muy desagradable encontrarse con los leprosos. Ellos representaban lo feo y más degradante del ser humano. Eran aquellas personas que por tener lepra, enfermedad que descompone la carne del cuerpo, bastante común en el tiempo de Francisco, eran expulsados de la ciudad y condenados a vivir fuera para esperar la muerte. Significaban, por lo tanto, lo más indigno de la sociedad, aquellos despreciados que nadie quería tocar.

Francisco se encuentra con ellos en un momento decisivo de su conversión. Aquel momento en que su vida cambia de tal manera que aquello que antes le era desagradable pasará a ser dulzura del alma. Es decir, un verdadero encuentro con Dios, pues descubre en los despreciados el rostro humano del Cristo sufriente.

Francisco se da cuenta de que Jesús también fue pobre en su vida, y ahora se le manifestaba a él en lo despreciable a los ojos de los hombres, los leprosos. También Jesús se encontró con ellos y los curaba de sus dolencias, transformando las situaciones de dolor e injusticia en verdadera liberación de las personas y sus esclavitudes.

Francisco se dio cuenta y quiso practicar la misericordia y la justicia con los más pobres de su tiempo y desde ahí comenzar a vivir como ellos, fuera de la ciudad y sin nada propio. Dios, que se ha manifestado plenamente en su Hijo pobre y humilde, continúa presente especialmente desde los pobres.

Por ello, reivindicar el primado de Dios es, para Francisco, hacer penitencia desde ellos, y por lo tanto, llevar una vida sobria, practicando la justicia, respetando a cada hombre y mujer por lo que es: un hijo de Dios, y por lo tanto, hermano mío. En nuestra actualidad también tenemos leprosos. Pensemos en las personas que menos cuentan en nuestra sociedad y descubramos en ellos el rostro de Cristo sufriente que nos invita a amarlo.

Canción: A ti te quiero yo en mi obra
Autor: Nico Montero


domingo, 25 de septiembre de 2016

Jesucristo tenía un poco de chulapo castizo

Últimamente recibo muchos chistes en el móvil. Algunos más graciosos, otros menos. Pero en la mayoría de ellos he observado una dinámica común: se busca provocar risa desde el menosprecio y la mofa al que es diferente o explotando viejos (y no tan viejos) tópicos que afectan a distintos seres humanos.

No sé, yo he debido perder en algún momento el sentido del humor, porque de veras que no les encuentro la gracia a la mayoría de ellos. No puedo evitar ver a un hermano, a un semejante a mí, a un hijo de Dios despreciado e incluso humillado muchas veces. Y encuentro aún menor sentido que estos chistes los reenviemos los que nos llamamos cristianos.

No me imagino a Jesús riéndose de nadie. Y eso que en el Evangelio vemos a Jesús con un gran sentido del humor. Pero un sentido del humor fino, a veces un poco irónico. Con ese típico regustillo chulesco de los madrileños castizos de antaño, que provoca sonrisa sincera porque viene de frente. Con limpieza y sin segundas.

Por ejemplo, en Mateo 17, 24-27:

"Al llegar a Cafarnaúm, los cobradores del impuesto del Templo se acercaron a Pedro y le preguntaron: «¿El Maestro de ustedes no paga el impuesto?». «Sí, lo paga», respondió. Cuando Pedro llegó a la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: «¿Qué te parece, Simón? ¿De quiénes perciben los impuestos y las tasas los reyes de la tierra, de sus hijos o de los extraños?». Y como Pedro respondió: «De los extraños», Jesús le dijo: «Eso quiere decir que los hijos están exentos. Sin embargo, para no escandalizar a esta gente, ve al lago, echa el anzuelo, toma el primer pez que salga y ábrele la boca. Encontrarás en ella una moneda de plata: tómala, y paga por mí y por ti»."

A mí me encanta la "chulería" (la sana) de Jesús: ¿que hay que pagar impuestos? Sin problema: yo soy el Señor de toda la Creación. Anda, vete y en el primer pescao encontrarás una moneda. Ale, pa´chulo yo.

Creo que es importante reírse. Mucho. Y en primer lugar de nosotros mismos y nuestras torpezas. Pero, cuando nos refiramos a otro ser humano, pensemos en algo tan básico como: ¿Jesús se reiría de esto? ¿La Virgen María lo haría? ¿Lo haría un niño? 

Pidamos al Señor un BUEN sentido del humor, sano, sencillo, limpio, sin herir. El de los santos. Y, para muestra, hoy no os dejo una canción para reflexionar, sino un vídeo de San Juan Pablo II y la oración compuesta por Santo Tomás Moro para pedir el buen humor.

Dame, Señor, una buena digestión
y, naturalmente, dame algo que digerir.
Dame la salud del cuerpo 
y el buen humor necesario para mantenerla.

Dame, Señor, un alma santa
que guarde el recuerdo de todo lo que es bueno, bello y puro, 
para que, al ver el pecado, no me asuste, 
sino que encuentre el medio de arreglar las cosas.

Dame un alma que no conozca el aburrimiento
ni la murmuración, quejas o lamentos, y no sepa gemir ni suspirar,
y haz que no me inquiete, ni de importancia
a eso tan embarazoso que llamo "yo".

Dame, Señor, el sentido del humor
dame la gracia de saber aceptar las bromas
para que pueda sacarle a la vida un poco de alegría
y la haga participar también a los demás.


"La risa del Papa Juan Pablo II": https://www.youtube.com/watch?v=9vWP-MypGKs





Novena a San Francisco de Asís - Día 1

“Francisco de Asís, un hombre justo y misericordioso”

Oración inicial

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN [OrSD] 

¡Oh alto y glorioso Dios! 
Ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta,
 sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Lectura tomada de los Escritos de san Francisco:

"Aunque Francisco animaba con todo su empeño a los hermanos a llevar una vida sobria, sin embargo, no era partidario de una severidad intransigente, es decir una vida sin misericordia. Prueba de ello es el siguiente hecho.

Cierta noche, un hermano que ayunaba hacía varios días, se sintió atormentado con un hambre tan terrible, que no podía estar tranquilo. Dándose cuenta san Francisco, llamó al hermano, le preparó la mesa con alimentos y -para evitarle toda posible vergüenza- comenzó él mismo a comer primero, invitándole dulcemente al hermano que sufría, que también él comiera.

Venció el hermano su vergüenza y tomó el alimento necesario, sintiéndose muy confortado, porque, gracias a la prudente acción del santo, había superado su desvanecimiento corporal, y además había recibido un gran ejemplo de edificación.

A la mañana siguiente, el varón de Dios, Francisco, llamó a sus hermanos y les contó lo sucedido aquella noche, añadiéndoles esta prudente recomendación: «Hermanos, que les sirva de ejemplo, en este caso, no tanto el alimento, sino el amor».

Les enseñó, además, a guardar la discreción, como reguladora de las virtudes; pero no la discreción que sugiere la carne, sino la que enseñó Cristo, un verdadero ejemplo de perfección." (Leyenda Mayor 5, 7)

Reflexión

San Francisco se esforzó mucho por ser fiel a Jesús, haciendo oración, dando gracias por todas las cosas recibidas de parte de Dios, y también practicando la justicia con quienes el Señor le había regalado para vivir juntos la vida en fraternidad. Francisco era exigente consigo mismo y bondadoso con los demás. Esta es una muestra de la justicia que descubría en su Señor y que debía practicar con sus hermanos.

Esta hermosa historia nos ayuda a descubrir que nuestra justicia debe estar fundamentada en el amor, para que sea verdadera justicia evangélica, de la misma manera que la practicó Cristo, dando a cada hombre y mujer lo que necesitaba, atendiendo las necesidades del prójimo.

Que también a nosotros nos sirva de enseñanza este pasaje, para estar atentos a lo que el amor nos exige a cada uno, sea en el hogar o el trabajo, en la iglesia o en la calle, en nuestra familia y con nuestros vecinos, y practicar la justicia misericordiosa que Jesús nos dio a conocer.

Canción: Amor de mis amores
Autor: Nico Montero
https://www.youtube.com/watch?v=8myvvtCnim8



sábado, 10 de septiembre de 2016

El 22, 23 y 24 FIESTA DEL PERDÓN Y LA MISERICORDIA en Madrid


Hoy os comparto la información sobre la fiesta de la Misericordia que organiza la Archidiócesis de Madrid. Os invito a uniros a esta gran fiesta e invitar a otros a unirse.

  • La archidiócesis de Madrid organiza tres días de encuentros festivos y culturales, de oración y de celebraciones sacramentales en la plaza de la Catedral de la Almudena.
  • El Arzobispo de Madrid invita a todos los madrileños a no perdérselo.
  • Link del video en youtube: https://youtu.be/UYb5OHPIQh4
Los días 22, 23 y 24 de septiembre, tendrá lugar en Madrid la Fiesta del Perdón y la Misericordia; tres días de encuentros festivos y culturales, de oración y de celebraciones sacramentales en la plaza de la Catedral de la Almudena para extender el abrazo de la Iglesia a todo el mundo y recibir la inmensa gracia de este año Jubilar de la Misericordia.
Coincidiendo con la recta final del Año de la Misericordia y en el marco de los trabajos del Plan Diocesano de Evangelización, el Arzobispado de Madrid nos invita a participar en la Fiesta del Perdón y la Misericordia. En su programación, cuenta con proyecciones de cine, conciertos musicales, teatro, talleres, así como encuentros y momentos de anuncio del perdón y la misericordia divina, de oración y de celebraciónfundamentalmente del sacramento de la Reconciliación. Tres días de fiesta para"poner los ojos en Jesús y acoger de nuevo lo que desde lo más profundo de su corazón nos regala: su amor infinito, su ternura entrañable”, afirma el arzobispo de MadridCarlos Osoro.
Fiesta del Perdón
El 22, 23 y 24, a las 20.00 de la tarde, tendrá lugar un momento especial de cantos, testimonios y encuentros, mientras habrá sacerdotes que estarán disponibles para celebrar el sacramento de la Reconciliación con todos los que lo deseen. Las confesiones se atenderán en diferentes idiomas.
Misericordia y Cultura
El jueves 22 de septiembre a las 21.30h.en la plaza de la Armería (entre la Catedral de la Almudena y el Palacio Real), se instalará una inmensa pantalla para disfrutar de una tarde-noche de cine al aire libre con la proyección de la película Cartas de la Madre Teresa, protagonizada por Juliet StevensonEs la última cinta que se ha estrenado sobre la Santa recientemente canonizada; ha sido ganadora del Premio del Público en el Festival del Sedona y del Premio a la Mejor Actriz y Director en el Festival Mirabile Dictu del Vaticano.
Inspirados en la vida y obra de Madre Teresa, los participantes de la Fiesta del Perdón y la Misericordia que lo deseen pueden llevar la tarde del jueves 22 alimentos no perecederos que recogerán los voluntarios y se donarán a Banco de Solidaridad, una asociación que asiste a familias en situación de necesidad.
El viernes 23, tras la Fiesta del perdón, donde habrá cantos y testimonios amenizados por el Ministerio de música Nuevo Tiempo, a las 21h., en el interior de la Catedral de la Almudena, tendrá lugar un concierto“Su amor infinito y su ternura entrañable”. Música con el Coro Gospel Santo Tomás Moro y la participación del Coro Rociero El Encuentro. Queremos que sea una tarde-noche conmovedora. Entre pieza y pieza, se leerán hermosos textos sobre la Misericordia.
El sábado 24, a lo largo de todo el día, se desarrollará la Fiesta del Perdón y la Misericordia. Por la mañana,están invitadas a participar especialmente las familiasHabrá para ellas diferentes actividades: a las 12h., un encuentro festivo; a las 12.30h., una suelta de globos con los deseos de los más pequeños; a las 12.45h., un espectáculo de magia y diferentes actividades; a las 13.15h., un flashmob y a las 19h., un taller de flamenco para bailar todos juntos.
La tarde-noche del sábado 24, los jóvenes del grupo de teatro Áncora representarán el musical Los miserablesUna adaptación de la obra de Víctor Hugo que, gracias alas imponentes voces y a la interpretación de los cincuenta miembros del grupo, nos hará disfrutar de esta gran historia que nos habla de perdón y misericordia.
“En este año de la Misericordia, queremos cantar desde el corazón a todo Madrid que siempre, a pesar de que la oscuridad y las dificultades de la vida, siempre, Dios hace salir el Sol. Es la historia de un hombre que ve con odio al mundo, a Dios, sintiéndose profundamente miserable, que se encuentra con uno que es diferente, que no lo juzga, que se abaja hasta su miseria para levantarle y decirle: Yo te Amo y tras encontrar a Jesús a través de un sacerdote, se levanta y comienza una nueva vida, sembrando amor”, explica Fran Pérez, director del musical.
Recibe la Gracia inmensa de este Año Jubilar de la Misericordia
Durante este «tiempo de gracia», los participantes en la Fiesta del Perdón y la Misericordia pueden obtener la indulgencia jubilar al realizar la peregrinación a la Puerta Santa en la Catedral de la Almudena o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión.Es necesario, asimismo, recibir el perdón de los pecados —esto puede ser unos días antes o después de haber realizado la peregrinación—, comulgar, hacer la profesión de fe (recitación del Credo) en el templo jubilar y rezar por las intenciones del Papa.
¿Quieres ser voluntario en la Fiesta del Perdón y la Misericordia? Inscríbete https://goo.gl/forms/KHHDQmmqGA7GlnHd2