martes, 29 de diciembre de 2015

¡¡Me apunto...!!

Hoy en Misa el sacerdote nos comentaba la alegría del anciano Simeón por poder ver al Mesías hecho Niño, por ver la promesa de Dios cumplida en los brazos de una joven de Galilea. Pero que Simeón hubiera dado cualquier cosa, incluso su vida, por el inmenso gozo que tenemos cualquiera de nosotros por poder comer al mismo Hijo de Dios y por poderlo contemplar, vivo y resucitado, en cualquier sagrario.

En el rato de adoración que he podido disfrutar después he hecho un repaso a todo este año 2015 que estamos a punto de terminar. Y no podía más que dar gracias, como el anciano Simeón, por ser testigo privilegiado del paso de Dios por mi vida y por la vida de los que me rodean, por todas las veces que he podido comulgar y tenerle dentro, por tantas horas de adoración rendida a sus pies... Ha sido un año lleno de bendiciones de Dios y de errores por mi parte. En definitiva, una historia de Amor normal y corriente, de lo más típica, entre el inmenso, incalculable, infinito, sorprendente etc., etc., etc. Amor de este Dios Misericordioso que se complace en hacerse pequeño para ponerse al mismo nivel de su criatura, pequeña, infiel, muy finita, llena de miserias... pero inmensamente amada y redimida por su Misericordia.

Porque creo que ahí está la clave de todo: que Dios tiene Misericordia. Porque sí, porque "le da la gana". Y, la verdad sea dicha... no me lo pienso dos veces: ¡¡yo me apunto a ser recipiente de su ternura y Misericordia!! Porque sí, porque lo necesito. Porque sin ella, no soy capaz de amar como soy amada, ni de entregarme como Él entregó su Vida, ni de perdonar como soy perdonada... Porque mi horizonte es muy limitado cuando pierdo de vista la promesa de mi Dios de algún día contemplar, de su mano, la inmensidad de su Corazón redentor en la vida eterna...

¡Qué gran sintonía tiene nuestro querido Papa Francisco con el Espíritu Santo, que nos ha regalado este Año de la Misericordia! El único deseo que tengo para el 2016 es que este Año de la Misericordia realmente se haga carne en mi vida, que lo viva de verdad, que no lo viva en paralelo y se me escape de entre los dedos...

Con este deseo y anhelo recomienzo este blog. Pero como aún quedan muchas horas para que llegue el 2016... os deseo a todos una ¡¡MUY FELIZ NAVIDAD!!




Canción: Dios es Amor
Autor: Hillsong (interpretado por Marcos Witt)
https://www.youtube.com/watch?v=3tTyGbOEDHs




No hay comentarios:

Publicar un comentario