jueves, 9 de julio de 2015

Sobre el famoso regalo que Evo Morales ha hecho al Papa

No paro de leer comentarios sobre el regalo que Evo Morales ha hecho al Papa.

Cuando he visto las imágenes esta mañana, he sentido dolor al ver el rostro cansado, sorprendido y serio del Papa. Pero más dolor me están causando los comentarios por haber recibido, esbozando una sonrisa, el regalo de la cruz unida a la hoz y el martillo.

Para empezar, ¿qué clase de católicos somos que nos permitimos juzgar un rostro (el del Papa) o un gesto (el del Sr. Morales) únicamente desde el exterior y sin conocer el interior? ¿Qué clase de católicos somos que nos permitimos juzgar al Vicario de Cristo sólo porque ha hecho algo que "a nuestro entender" no es adecuado? ¿Quiénes somos nosotros para calificar de insulto, desprecio o maledicencia la entrega de un regalo? ¿Quiénes somos nosotros para considerar que el Papa ha "rebajado" el cristianismo por aceptarlo? ¿Quiénes somos nosotros....? (y podéis añadir todos los comentarios que andan por ahí circulando)

Sólo Dios conoce el interior del corazón del hombre. Algunas citas, entre muchas, que podéis encontrar:

*"No es como ve el hombre, pues el hombre ve las apariencias, pero Yahvé ve el corazón" (1 Samuel 16, 7)
*"Yo, Yahvé, examino el corazón, sondeo el corazón de los hombres" (Jeremías 17, 10)
*"Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos" (Salmo 138, 1-2)
*"Algunos de los escribas se dijeron: Este blasfema. Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?" (Mateo 9, 4)
*"...pero Jesús no se confiaba a ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre" (Juan 2, 24-25)
*"Pues, ¿quién conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre, que está dentro de él?" (1 Corintios 2, 11)

Si creemos que el Espíritu Santo dirige al Papa, lo creemos SIEMPRE, no sólo cuando encaje en nuestros esquemas particulares: "Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios. Por otra parte, sabemos que a los que aman a Dios TODO les sirve para el bien; a los cuales ha llamado conforme a su designio" (Romanos 8, 27-28).

Se nos llena la boca alabando al Santo Padre por hablarnos de salir a las periferias, por verle acariciar a enfermos, niños y ancianos, por ser tan cariñoso y accesible... Pues, queridos hermanos, ESTO ES TAMBIÉN SALIR A LAS PERIFERIAS: anda, echad un vistazo a la parábola de la oveja perdida (Lucas 15, 3-7) y decidme en qué momento Jesús se para a mirar si la suciedad de la oveja (que seguro está sucia por andar descarriada por el camino) le mancha el vestido. Más bien "cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento".

Queridos hermanos en Cristo, esto es lo que ha hecho el Papa: con humildad "ha cargado" sobre sus hombros a la oveja tal y como está. Ha acogido con sencillez su regalo, porque es lo que buenamente le ha ofertado. No quiero pensar que el Sr. Morales lo ha hecho a mala fe. Como se puede leer en algunos sitios, ese crucifijo fue diseñado por el padre jesuita Luis Espinal Camps, cuando estuvo como misionero en Bolivia, para dar a entender que había puesto su fe al servicio de los movimientos mineros que luchaban contra las dictaduras instauradas en Bolivia. Y eso le costó la vida.

Los viajes del Papa se planifican con muchos meses de antelación. Por lo tanto, en el plan estaba indicado que el Papa haría una parada en el trayecto desde El Alto a la ciudad de La Paz, donde oró y rindió homenaje, con un minuto de silencio, al sacerdote jesuita asesinado. Y allí el Papa dijo: "Predicó el evangelio y ese evangelio molestó, y por eso le eliminaron". Los organizadores del viaje papal en Bolivia SABÍAN que el Papa haría esa parada y quiero buenamente pensar que han considerado una forma de agradar al Papa el entregarle algo que diseñó un jesuita hermano suyo. Porque, si hubieran querido desagraviar al Papa, directamente lo hubieran hecho negándose a que entrara en el país o no dándole el recibimiento caluroso y fastuoso como le han hecho.

El Papa está en continua salida a las periferias y, una vez más, ha ido al encuentro de la oveja perdida. Tal y como esta oveja está. ¿Qué clase de testimonio hubiera dado si se niega a acoger el regalo?

En Bolivia el Papa hizo lo que decía unas horas antes en Quiché: "Servicio, servir, servir y no hacer otra cosa. Y servir cuando estamos cansados. Y servir cuando la gente nos harta (...) Eso tiene mucha sabiduría, porque quien va por el camino del servir tiene que dejarse hartar sin perder la paciencia porque está al servicio. Ningún momento le pertenece. Estoy para servir, servir en lo que debo hacer".

Querido Santo Padre, seguimos rezando por ti, seguimos rezando contigo. Humildemente te pedimos que nos sigas marcando el camino para ser como Jesús quiere, para vivir su evangelio, para hacernos pequeños y sencillos, para vivir según el Corazón de Cristo. Amén+



"Y se suscitó una discusión entre ellos, sobre quién de ellos sería el mayor. 
Entonces Jesús, sabiendo lo que pensaban en sus corazones, tomó a un niño y lo puso a su lado,
 y les dijo: El que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; 
y el que me recibe a mí, recibe a aquel que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ese es grande." (Lucas 9, 47-48)







Texto del Papa en Quiche (Ecuador)

El Papa ayer tuvo un discurso improvisado a los consagrados en Quiche, donde también habló del pueblo Ecuatoriano.

Como siempre, las palabras del Papa no tienen desperdicio. Por el bautismo todos estamos consagrados a Dios. Acojamos estas palabras para nosotros, venidas de este padre bueno que, como buen pastor, nos sigue mostrando el camino a seguir.

Yo destacaría unas ideas básicas:

*Consagración a los Corazones de Jesús y María.

*Aprender a "discipulear" toda la vida, como la Virgen María que fue la primera discípula.

*Gratuidad en la elección de Dios ("somos objeto de gratuidad de Dios") y en cada segundo de nuestra vida para dar lo que gratis hemos recibido, evitando caer en la tentación de "hacernos importantes" y "cobrar la gracia".

*No tener "alzheimer espiritual, no pierdan la memoria, sobre todo, la memoria de dónde me sacaron (...) es decir, no te olvides de dónde te sacaron, no te olvides de tus raíces, no te sientas promovido." Ninguno merecemos la elección de Dios.

*"Sentido de la gratuidad. Él se hizo nada, se abajó. Se humilló. Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Pura gratuidad sentido de la memoria. Y hacemos memoria de las maravillas que hizo el Señor en nuestra vida".

*El servicio: "servir, servir y no hacer otra cosa. Y servir cuando estamos cansados. Y servir cuando la gente nos harta". "Ningún momento me pertenece. Estoy para servir, servir en lo que debo hacer, servir delante del Sagrario pidiendo por el pueblo, pidiendo por mi trabajo".

Para quien desee leer el texto completo, aquí lo puede encontrar:

http://www.zenit.org/es/articles/texto-completo-del-santo-padre-en-el-quinche

Y quien prefiera el vídeo, en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=O7uMrwhTVyw