domingo, 1 de marzo de 2015

II Domingo de Cuaresma

¿Qué escucho de ti, Señor?

Cuaresma. Tiempo de escucha. Tiempo de verter toda nuestra vida hacia Aquel que nos dice: “Este es mi Hijo amado, escuchadlo”.

Y Tú nos hablas de ser discípulos que se olvidan de sí mismos, cargan con su cruz de cada día y te siguen. Nos hablas de perder nuestra vida para salvarla. Nos hablas de que no has venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, a los enfermos, a los más necesitados de tu Misericordia, y entre ellos estamos nosotros.

Nos aseguras que todo lo que hagamos por los más humildes y sencillos te lo estamos haciendo a ti. Nos enseñas a orar con humildad, pidiendo que venga tu Reino y perdonando a los que nos han herido.

La Cuaresma es tiempo de escucha. Pero tiempo de escucha activa, que se vuelca en acción misericordiosa, en acción que se lanza a socorrer a los crucificados de este mundo y levantarlos a la vida digna y bella a la que están llamados. Porque nos invitas a vivir en la perfección y santidad del Amor, como Tú mismo eres Santo.

Tiempo de escucha… y de decir “amén” a tu plan, Señor.



Canción: A tus palabras
Autor: Jonatan Narvaez