miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿Etiquetados?

Vivimos en un mundo de etiquetas. Todo sirve para algo concreto y dura lo que dura, los alimentos tienen sus ingredientes, los aparatos sus indicaciones... Pero qué penoso cuando las etiquetadas son las personas y, más aún, cuando esto sucede dentro de la Iglesia.

Y yo me pregunto: ¿qué hubiera pasado si Jesús se hubiera dejado llevar por el "etiquetado" de sus discípulos respecto a la mujer samaritana? Según las reglas de la época, nunca se hubiera acercado a ella. Y ni ella ni todo el pueblo de Sicar hubieran tenido jamás la oportunidad de conocer al Mesías (Juan 4, 1-42)

¿Y qué hubiera pasado si María Magdalena, en lugar de haber sido profundamente amada y redimida por el Señor, hubiera sido etiquetada por éste? Según la mirada de las personas que la conocían, era una mujer sin esperanza, pecadora, no digna de confianza... y cosas peores (Juan 8, 1-11). Pero Jesús la mira con una mirada nueva, la hace sentirse digna de Misericordia y salvación, y la convierte en la apóstol de los mismos apóstoles (Juan 20, 11-18)

Yo no sé vosotros, pero yo estoy harta de los "etiquetados". Prefiero la Luz de la Vida :-) ¿Y tú?

"Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no camina en tinieblas, 
sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8, 12)

Prefiero mendigar que su mismo Corazón reine en mí; tener ojos de Espíritu para mirar como Cristo mira, y así gozarme en mi Señor y en sus promesas:

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán Misericordia. 
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios" (Mt 5, 7-8)


Canción: Yo creo en las promesas de Dios
Autor: Daniel Poli
https://www.youtube.com/watch?v=8dnXds9iYpU