domingo, 26 de octubre de 2014

Sólo espera y confía...

El Señor es grande... Hoy quiero proclamar esta gran verdad una vez más: el Señor es grande!!!

Pero no siempre experimentamos la grandeza de Dios en nuestra vida. Muchas veces densas tinieblas invaden nuestra alma y oscurecen la luz de nuestros ojos. Y si, como dice el Señor, la luz que hay en nosotros está oscura..., ¡cuánta será la oscuridad! (cfr. Mt 6, 23).

Todos hemos experimentado en alguna ocasión estas tinieblas, este no ver, con mayor o menor duración. Pero siempre acaban pasando... Porque de repente se descubre una nueva luz, una nueva mirada sobre nuestra vida. Y todo se ilumina. Allí donde parecía que no había camino sino oscura selva impenetrable, se abren nuevos senderos, nuevas experiencias, nuevas amistades. Realmente es el mismo lugar, las mismas circunstancias, pero con una luminosidad diferente y un fuego distinto: el Fuego del Amor, el Espíritu Santo en acción en nuestro ser.

Y todo se descubre como un nuevo regalo, un regalo totalmente inesperado y gratuito. Y surge una profunda acción de gracias, desde un corazón que se reconoce pobre y humilde ante su Señor, de quien recibe TODO.

Sólo hay que esperar y confiar en que los tiempos de Dios son mejores que los nuestros; que sus planes son siempre mejores que nuestros planes. Que Él sabe MUY bien lo que se hace, que TODO tiene una razón.Sólo hay que esperar y confiar como la Virgen María a los pies de la cruz: con sencillez y paz; con dolor, pero con humilde, dócil y segura confianza en la Resurrección de Jesús.

Hoy este blog está dedicado a aquellos que esperáis esta nueva luz en vuestras vidas. Confiad, que el Señor ya está llamando a vuestro corazón, trayendo una mirada nueva. ¿No lo sentís? Él está obrando ya grandes cosas, abriendo nuevos caminos.


"Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. 
Por eso, no tengáis miedo: valéis mucho más" (Mt 10, 30-31)


Canción: Al final
Intérprete: Lilly Goodman
https://www.youtube.com/watch?v=sesss3X4a1w